Dementia 13 1963 in color HD

Dementia 13  1963 in color  HD


John,… …vamos a acostarnos. Quiero sacar el bote un rato.
No tengo sueño. Iré contigo. John,… …ese testamento no está bien. Tu madre aún está viva. La
convenceremos para que lo cambie. Siempre has sido una codiciosa, Louise. Es sólo que no me gusta
ver cómo te explota. Cariño, quiere dejar todo el dinero… …de la familia a obras benéficas. Y todo por la misteriosa Kathleen. ¡Es ridículo! Tu madre está loca. No sabes nada de nada.
– Sé que esa música es horrible. John, no remes tan fuerte.
Deja que lo haga yo. ¿Te preocupa mi salud, Louise?
¿Es por mi corazón? ¡Cállate! Eres miembro de mi familia
sólo porque eres mi mujer. Si muero antes que mi
madre, no eres nadie. Y no tendrás nada. Mira lo que has conseguido. ¿Dónde están las pastillas?
– En mi bolsillo. ¡Está vacío, idiota! Rema más fuerte, Louise. Si muero no habrá nada para ti. ¡Cállate! John. ¡John! ¿Y ahora qué hago yo? Tengo que deshacerme de ti. Tengo que deshacerme de sus cosas. Diré que tuvo que irse
por negocios a Nueva York. Madre,… …lo siento muchísimo… …pero he recibido… …un telegrama… …urgente de Nueva York. Como debo marcharme esta noche,… …no podré asistir… …al acto en memoria… …de Kathleen. Pero todos sabéis… …que mis pensamientos… …están con ella… …y su imperecedero recuerdo. Tu hijo, John. Cogeré las cosas que
se hubiera llevado. Un traje,… …unas camisas. Por fin me he librado de él. Sé que puedo manejar a su
madre ahora que él no está. De todas formas, está medio loca. De un modo u otro podré
deshacerme de ella también. Pero tendré que tener cuidado
con sus hermanos,… …sobre todo con el mayor, Richard. ¡La máquina de escribir! Nunca se la dejaría. Siempre escribía cartas en el avión. Me pregunto si se pudrirá en el agua. Lo tengo todo. Lo tengo todo. Yo haré que cambie
ese ridículo testamento. Con todo mi amor, John. El gordo de John. Espero que le vaya bien
a John con sus negocios. Sí, seguro que sí. Tu hermano mayor siempre ha sabido
resolver todos sus problemas. Perdone, ha sido culpa mía. ¿Te gusta Irlanda y el
castillo de Haloran? Irlanda está bien. El castillo de Haloran
es desconcertante. Un lugar extraño, viejo y mohoso. Supongo que así serían los sitios
por donde deambularía un fantasma. Es como un sitio encantado. El castillo tiene un fantasma. ¿El de tu padre? El de Kathleen. Sé muy poco de ella. De hecho, no sabía que teníais
una hermana hasta que llegamos aquí. La verdad es que no
hay mucho que decir. Mi madre tenía unos 40 años
cuando nació Kathleen. Fue como regalo, decía siempre. Una manzana para los hambrientos
y Kathleen para mí. Incluso tenía un poema. Tres hijos tengo y cada
uno se casará y se irá. Pero la pequeña Kathleen
siempre se quedará. Hizo que grabaran
esto en su lápida. ¿Cómo murió? Se ahogó en el lago.<... aer lingus aerol><... les da la bienvenida a irlanda.><... en la cinta transportadora.><... deber pasar por>Perdone señorita, ¿es usted Kane?
– Sí. Hola. Soy Billy, hermano de Richard.
Vengo a recogerte. Hola, encantada de conocerte.
– El placer es mío. Richard lamenta no haber podido
venir, pero está hasta las cejas… …de trabajo así que
he venido yo en su lugar. Gracias, has sido muy amable. Aer Lingus Aerolíneas
Internacionales Irlandesas… …les desea una agradable estancia. Podrán recoger su equipaje… …en la cinta transportadora. Mi hermano mayor tuvo que irse esta
mañana, pero su mujer es americana… …así que te sentirás como en casa.
– Ésa es m¡maleta. ¿Hace frío?
– Mucho. Pero todos los castillos
viejos son así. A decir verdad, el castillo
de Haloran me da pesadillas. Ahí está. Es increíble. Luego recogeremos el equipaje. Vamos, te llevaré con él. Aquí es donde trabaja. ¿Qué pasa? Lo siento, Richard. ¡Kane! ¡Amor mío! Siento no haber podido ir a recogerte,
pero tenía que terminar… …esta escultura. ¡Estás estupenda! A mí las esculturas siempre
me han recordado a la muerte. Me sorprende oír eso, Lady Haloran,… …sabiendo que es una mujer que
estuvo casada con un escultor famoso. ¿Te dijo John cuándo pensaba
volver de ese viaje? No estaba seguro. Decidimos que yo me quedara
para poder conocer a la familia… …y si él no podía venir,… …me volvería a Nueva York. ¿Cuánto tiempo quiere quedarse? El que usted quiera, madre. Por supuesto que
eres bienvenida, Louise. Siempre que comprendas… …la naturaleza de nuestros
deberes familiares. Me refiero a la ceremonia de
mañana. Me imagino que John… …te lo habrá explicado. Me temo que John está siempre muy
ocupado para hablar de la familia. Por eso me hace muy feliz
estar aquí por fin. Estás en tu casa y seguro que
encontrarás algo con que ocuparte… …durante la ceremonia.
No durará mucho. Tal vez sea supersticiosa,… …pero siempre he creído que sólo
los miembros directos de la familia… …deben presentar sus respetos… …a Kathleen. Discúlpame. Madre, no me importa qué tragedia
haya en esta familia. Quiero casarme. Estoy comprometido con
una mujer y pienso casarme. De hecho voy a hacerlo con Kane. Madre, Kathleen está muerta. Lleva muerta siete años. Cuando eras niño no hablabas tanto. Sólo lloraba, ¿verdad? Tal vez lo haga otra vez
si consigues alejarla de mí. ¿Quieres que la acepte?
¿Que hable con ella? Sí. Sí, eso quiero. Muy bien, lo haré. Hablaré con ella y
le diré que no me gusta. Madre. Si le haces daño… …te prometo que nunca lo olvidaré. ¿No dijiste que no sabías montar? Y no sé, lo hago para presumir
un poco delante de ti. Buenos días. Buenos días, Louise. Vaya, veo que alguien
se divierte para variar. El ambiente que hay
aquí no es muy alegre. Tienes razón.
– Sobre todo para una chica americana… …que basa su existencia en promesas. ¿Qué harás al respecto? ¿Y tú? ¿Qué harás tú?
– No te entiendo. Vi tu cara cuando mi madre
leyó el testamento. Miraste a John de una forma
que casi le da un ataque. No bromees con eso. Sabes
que tiene el corazón débil. Pero sé que lo has dicho sin maldad. Deberías pasar más tiempo
con tu futura esposa. Eres una mujer inteligente, Louise.
Sabes cómo juzgar las personas. Sabes si están felices
o si algo les preocupa. ¿Querrías hacerme un favor? Por supuesto. No me vuelvas a mirar con ese
microscopio que tienes en los ojos. Hasta luego. Esto es lo mejor que tiene. Desde ahí arriba se ve
toda la campiña. Sería interesante visitar
los pasadizos secretos. Yo me los conozco todos,
llevo aquí veinte años. ¿Veinte años? ¡Es increíble! Ya sabe cómo es esto. Te acostumbras a la familia, te acaba
gustando tu cuarto y te acomodas… …a las reglas. Y cuando quieres darte cuenta,
han pasado veinte años. Usted estaría aquí cuando lo de la niña. Sí, fue muy triste. Mucho. Lord Haloran era muy querido y
permitió que uno de los hombres… …del pueblo celebrará aquí su boda.
Una boda con un gran banquete y… …muchos invitados. Ella iba vestida de dama de honor. Estuvo correteando y
jugando por toda la casa. Desde entonces no ha habido otra boda. ¿Qué harán Richard y Kane? No es asunto mío, pero no
apuesto por ver otra boda aquí. He de volver al trabajo. Billy. ¿Billy? ¿Te encuentras bien? Hola Kane. Sí, estoy bien. Sólo estaba pensando en Kathleen. ¿Kathleen? Ah, sí, la pequeña. Richard me lo contó todo. Solíamos jugar juntos aquí. A veces creo que aún puedo
oírla riendo y cantando. ¿Éste es el lago donde…?
– Sí. La buscamos toda la noche.
Mi madre estaba histérica, casi… …fuera de control. La encontramos
por la mañana. Kathleen estaba flotando
sobre el agua justo ahí. Lo siento, Billy. No, Kane. Yo lo siento. No soy siempre tan morboso. Pero hoy es la ceremonia
conmemorativa. Es un lago muy bonito. ¿Sabes una cosa? Irlanda es
tal y como la había imaginado. El día de su funeral llovió. Estuvimos junto a su tumba
bajo paraguas negros. Y luego arrojamos flores
sobre su lápida. Mamá miró las flores… …y se desmayó. Todos los años lo mismo.
Los paraguas,… …las flores… …y los desmayos de mamá. Eso fue hace muchos años.
¿Por qué repetís… …la misma ceremonia? Hay cosas que no comprendes. Aún no. Mamá estará esperando.
¿Sabes si Richard está preparado? No lo sé, creo que está en su estudio. Me dijo que le había
venido una inspiración. Por lo visto quiere terminar
una escultura antes de… Muy bien, Simon, te
he visto. Sal de ahí. Perdone. No pretendía asustarle, señorito Billy.
Lo siento mucho. Ya sabes que no me gustan
los furtivos, Simon. Has estado a punto de darle un susto de
muerte a la pobre señorita Kane. Debería darte vergüenza, Simon. Sólo estaba buscando al viejo Rabocorto. Nada más. Le juro por el alma de mis padres,
que no estaba… …cazando piezas prohibidas.
Sólo me interesa ese maldito… …zorro ladrón de conejos. Por favor, señorito. Se lo pido por
la memoria de su querido padre,… …que Dios tenga en su gloria,… …no me entregue a los guardias. Tranquilo, Simon. Pero no quiero volver a verte
cazando por aquí otra vez. Ahora vete. Que Dios le bendiga, hijo mío. Es usted digno heredero de
la bondad de los Haloran. Lo siento, señorita. Lo último en el mundo que el viejo
Simon querría hacer es asustar… …a una bella joven… como usted. Adiós, Simon. A Simon le gusta creer que es el
ultimo cazador furtivo de Irlanda. ¿No es peligroso que
vaya con una escopeta? No ha disparado nunca con ella.
Ni siquiera creo que esté cargada. ¿Entonces cómo consigue cazar? Coloca trampas para conejos y cuando
están vacías le echa la culpa… …al viejo Rabocorto. El viejo
Rabocorto es un zorro. Nadie ha visto… …nunca a Rabocorto y dudo… …que Simon lo haya hecho tampoco. Por favor, dejad que os ayude. Dile a Lillian que arregle su cuarto.
Yo cuidaré de ella. ¿Qué ha pasado? Una de las flores se murió
al rozar su tumba. Descanse. Hay algo extraño en esta casa. Oigo susurros en los pasillos. El susurro de una niña… …pidiendo algo. Implorando algo. ¿Implorando qué? Implorando que su madre la escuche. ¿Lo sabes? La he oído. Pregunta por usted. Pero, ¿qué te dice? Quiere que usted la escuche. Que responda a su lamento. Yo lo intento. Pero, ¿qué más quiere? Ya me lo dirá. Se lo prometo. Me lo dirá. Descanse. Nos hará una señal. Se lo prometo. ¿Te has perdido? No, ¿y tú? Supongo que sabrás que tu habitación
no está en este ala… …del castillo de Haloran. Buenas noches, Louise. Buenas noches. Imagine que su mente es como
un pájaro en una mano. Si está abierta el pájaro está feliz. Pero cuando está cerrada sufre… …desesperadamente. Es un principio muy sencillo. Le pago para que trate mi cuerpo. No mi mente. Pero sabrá que ambos están relacionados. Lo que quiero decirle, es que todos
los años por estas fechas… …se estresa hasta llegar
a la histeria. Recuerda, se imagina cosas… …y después se desmaya. No me puedo creer que ese ciclo
tan puntual sea fisiológico. Y además de todo eso ¿estoy bien? ¿Además de todo eso? Sí. Lo que quiero es que descanse
y relaje su mente. Recuerde lo del pájaro en la mano. Adelante. ¿Podrías traer un vestido de verano
para la señora? Algo alegre. Hoy vamos a almorzar en el jardín. ¿Has visto a mi nuera? ¿A Louise? No está en su habitación y si me lo
pregunta, no creo que haya dormido… …ahí esta noche.
– Nadie te lo ha preguntado. Prepara el almuerzo o rezaré para que
te quedes soltera otros cinco años. Necesito saber dónde está Louise. Nunca había notando que mostrara
tanto interés por su nuera. Lillian por favor, ¿puedes buscarla? Sí, señora. El vestido de verano de la señora. Trae cualquier cosa. Dile que debo verla enseguida.
¿Me has entendido? Perdone, señor Haloran. La señora me ha pedido que
busque a su cuñada Louise. ¿La ha visto, señor? Lo siento, esta mañana
salimos muy temprano. ¿No está en su cuarto?
– No, y la cama estaba sin deshacer. Pregúntale a mi hermano. Sí, señor. El almuerzo se
servirá en el jardín. Gracias.
– ¿Dónde podrá estar? No lo sé. Pregúntame qué he hecho hoy.
– De acuerdo. ¿Qué has hecho hoy? Nada, pregúntame por qué.
– ¿Por qué? Porque tú no estabas. Creí que ibas a trabajar. Si vas a ser mi mujer, tendrás que
confiar ciegamente en mí, cariño. Richard, ¿has visto a Louise?
– No, no la he visto. ¿Por qué? Mamá la está buscando. ¿Otra vez Caleb? Ha vuelto. Buenas tardes, madre. Buenas días, Caleb.
– ¿Cómo estás, Richard? Muy bien, gracias. Y no más jaquecas, supongo. Las jaquecas son muy molestas. Anulan la posesión más
valiosa de un hombre. Mi enhorabuena por
tu encantadora prometida. Lillian. Patrick no la ha visto, señora, y Arthur
dice que ninguno de los coches… …salvo el de Billy ha
salido del garaje. ¿Has contado la plata? Probablemente el mejor diagnóstico
que jamás hayas hecho. Estáis siendo ridículos. Kathleen. La tiara. Quiere la tiara. ¿Muñecas? Esto es ridículo. Llévatelas. Serán de la hija del jardinero. Esto es muy malo para vuestra madre. Son las muñecas de Kathleen. Han salido flotando del fondo del lago. Uno de vosotros tiene una mente
terriblemente sádica. – ¿A quién se le ocurriría algo así?
Doctor Caleb,… …llévate esto a casa y estúdialo. Saca las demás y quémalas. ¿Vas a pagar tu rabia con
ese pobre trozo de metal? No lo sé. A veces pienso que soy para ti
una especie de adorno… …de árbol de Navidad. Me cuelgas y me miras
los días felices… …y luego me guardas en un armario
cuando pasa la fiesta. Tú sabías cómo soy. Sabía que eras reservado. Pero antes podía sentarme junto a ti
en nuestro apartamento viendo… …cómo trabajabas y pensabas
durante horas. Es este sitio y tú lo sabes. ¿Qué quieres que te diga? Nada.
– ¡Kane! Créeme, lo siento de veras. No me importa si lo sientes o no. Sé que hay muchas cosas dando
vueltas en esa preciosa cabeza. Y sé que una de ellas es que me quieres. Claro que te quiero. Tienes que comprenderlo. Desde que Kathleen murió, mi madre está
obsesionada buscando a un culpable. Queriendo entrar en el interior
de nuestras cabezas. Billy tenía 13 años y aquello
le afectó mucho. Una noche entró gritando en mi cuarto
porque tenía pesadillas. Cuando mi padre murió, mamá
ni siquiera fue a verle. Y ahora siento que me toca a mí. Tengo que esperar, tengo que ver. Tengo que encontrarle un sentido a esto. Tú decide si estás dispuesta
a esperar conmigo. ¿Qué opinas de lo del lago, Arthur? No lo entiendo, señor. Claro que no. ¿Cuánto tardarías en vaciarlo? No lo sé, señor. Nunca lo he vaciado
antes y no sé… …si se puede vaciar del todo. Hay tres compuertas de
desagüe en el lago. Ábrelas. Y pásate un día por mi consulta,
estás perdiendo peso. Cuídate mucho. Siempre le gustó la tiara. Quise que la pusieran en
su ataúd, pero no me dejaron. La llevaré a su casita… …y la pondré con sus otras cosas. La tiara. Quieres la tiara. ¡Richard! ¡Richard! ¡Ven, deprisa! ¡Que alguien venga, por favor! Lillian, llama al médico.
– ¿Llamo al doctor Caleb? A quien sea y dile a Richard que venga. ¡Richard! Todavía respira. Llevémosla dentro. ¿Por qué no te acuestas, Billy? Voy, un momento. Acabarás deprimiéndote aquí tan solo. ¿Has visto dónde está mi habitación? Hay que pasar por un pasillo
donde no ha vivido nadie… …en los últimos 50 años,… …luego subir unas escaleras por
donde mi bisabuelo se cayó y… …se rompió el cuello… …y cruzar una sala donde mi abuelo se
murió de un ataque al corazón. Prefiero estar deprimido aquí que allí. Pobre Billy. No me extraña
que tuvieras tantas pesadillas. Todavía las sigo teniendo. ¿Cómo son? ¿Son tan malas? No lo sé. Son más extrañas que malas. Siempre soy un niño. Y estoy en mi cuarto. Es tarde. Oigo a alguien fuera haciendo
un ruido como si… …estuviera golpeando algo. Me levanto de la cama,… …miro por la ventana… …y veo a un hombre subiendo por la
pared, acercándose a mi ventana. Grito llamando a mi madre, que entra
justo cuando el hombre está… …pasando por la ventana. Me agarro a mi madre llorando. Soy tan pequeño que sólo
le llego por la cintura. El hombre está en la sombra. Casi se le puede ver pero no del todo. Me dice que está loco… …y que hay alguien más allí
que también lo está. Y que va a mover la cabeza… …y que cuando lo haga la otra persona
loca moverá la suya. Lo hace. Y miro hacia arriba, a mi madre. Y está moviendo la cabeza. Entonces… …empieza a reírse de mí. Luego mi madre me coge en brazos,… …sale fuera… …y me tira al lago. Billy, tenemos que irnos de aquí. Vamos, vete a la cama. Tendrás que pasar por
esos horribles pasillos. Si nos ve Richard nos
tirará al lago a los dos. ¿Qué te pasa? Nada. Acabo de darme cuenta de que
el hombre de mi sueño,… …el que sube por
la pared, es Richard. Lo siento mucho, no
lo había pensado antes. Es sólo un sueño. ¿Qué quieres, Arthur?
– ¿Está el doctor Caleb? Está desayunando. ¿Es importante?
– Sí. De acuerdo. Pasa. Disculpe, Arthur está aquí. Dice que tiene algo urgente que decirle. Perdonadme. ¿Arthur? He vaciado el lago como usted me dijo. He encontrado algo que debería ver. Enséñamelo. Richard. Una estela perfecta. Nunca la había visto antes. Magníficamente ejecutada. Yo trabajo el metal, ¿recuerdas? Hace seis años trabajabas la piedra. Yo no he hecho eso. PERDÓNAME KATHLEEN Todos hemos trabajado la piedra. Nuestro padre nos enseñó. Eso lo ha hecho otro, no yo. Pero nadie salvo tú heredó su talento. Nadie. Déjelo en paz. Le ha dicho que nunca
lo había visto y no miente. Venga, Richard. Vámonos.
– No. Intenta jugar conmigo, ¿no lo ves? Tu madre está en estado de shock
causado por alguien o por algo. A eso no le llamo yo jugar, Richard. ¿Y no ha notado cómo cierta joven
hambrienta de dinero y sin… …escrúpulos ha desaparecido de pronto? ¿Y cómo mi madre se agarraba
desesperadamente a una valiosa… …tiara de diamantes? Lo cierto es que esa estela
lleva en el lago 5 ó 6 años. No creo que entonces Louise hubiera
oído hablar del castillo de Haloran. ¿Y tú? ¿Qué busca con todo esto, doctor? No lo sé. Quizá una solución a la pesadilla que
angustia a esta familia… …desde hace seis años. Al fin y al cabo soy
el médico de la familia. No quise enojar a tu hermano. Él t¡ene razón. Creo que Louise intentó robarle
la tiara a tu madre. Y creo que volverá. Estará escondida en alguna parte. ¿Me ayudarás a buscarla? Si usted quiere.
– Sí, quiero. Tu hermano no me soporta,
ni tampoco esa joven. Sólo quedamos tú y yo. ¿Qué te parece? Supongo que tiene razón. La buscaremos esta noche. ¡No!
– ¡Te dije que no me siguieras! Mírate, estás muerta de miedo.
¡Tranquila! ¿Qué estás haciendo aquí? Éste es el estud¡o de m¡padre.
Guardaba sus herramientas aquí. Intento averiguar quién hizo esa estela. ¡Richard! Richard, lo siento. No volveré
a hacerlo, te lo prometo. Ahora podemos casarnos. Tu madre está enferma
y no podrá impedirlo. Nadie podrá impedirlo. Nunca me acostumbraré a este clima. Es muy bueno para el campo, doctor. Si tuviera que vivir de curar resfriados
corrientes, sería mejor que… …me jubilara. Un aguardiente para el señor Haloran. Prefiero no tomar nada. Te quitará el frío de los huesos. Sólo el alcohol te permite
sobrevivir en este clima. A pesar de tu inútil educación en
América, sigues siendo irlandés. Bebe. ¿Conoces a su cuñada, la mujer de John?
Es americana. Pelo rubio, piel clara, inconfundible.
– Ni idea. No sé quién es. Yo la vi en la farmacia, doctor. Hace dos o tres días. Gracias.
– De nada. Ven conmigo, Billy. Cerca del fuego. Bebe un poco. ¿Tú qué crees, Billy?
¿A dónde habrá ido? No lo sé. Venga, vámonos. Espera, hijo. No querrás quitarle a un hombre de edad
su momento de descanso, ¿verdad? Creo que conoces la respuesta a todos
los problemas que tiene tu familia. Porque, Billy,… …tú viste ahogarse a tu
hermana en aquel lago. No la vi.
– Sí la viste. ¿Sabes cómo sé que la viste? No.
– Tú me lo dijiste. No es verdad. Vamos, Billy. Tómate otra copa. ¿Recuerdas aquellos años en
los que no podías dormir? ¿Recuerdas quién te daba esas
pastillitas que te hacían descansar? ¿Recuerdas los sueños?
¿Las caras en las sombras? ¿El hombre que subía por la pared? Yo no lo he olvidado. ¿Quién era ese hombre? No lo sé. Billy, ¿quién intentó arrojarte al lago? Richard. Dime la verdad. ¿Qué le ha pasado a Louise? Pececito en la roca… …él te pesca por la boca. Pececito en la roca… …él te pesca por la boca. ¿Alguien ha visto a Richard?
– No, no le he visto. ¡Felicidades!
– Gracias. Perdona.
– ¿Sí? Si hay algo que me deja el alma helada
es que una bella joven vestida… …de novia me mire
y me encuentre repulsivo. No sea tonto, doctor.
– No estoy siendo tonto. Es la pura realidad. Yo sólo deseo ayudar a los demás
por mucho que éstos… …rechacen mi presencia. Puede ayudarme diciéndome
dónde está Richard. No estoy seguro de dónde está. Ni tampoco quién es. ¿Y usted se pregunta por qué
las jóvenes novias le miran mal? No, no. Hablo en serio. Conozco muy bien a esta familia
y soy consciente del ambiente de… …tensión que existe entre ellos
y de la ligera demencia que… …afecta a todos. No parece importarles, por
eso no he hecho nada. Y puedo asegurarte, querida, que
Louise no se marchó,… …sino que alguien se la llevó
del castillo de Haloran. Tal vez, ni siquiera su marido John
tuviera que irse de viaje de negocios. No sé de qué está hablando. Y puesto que no sabes de qué estoy
hablando, piensas que soy una especie… …de villano. ¿Te imaginas lo que es querer ayudar
a los demás y que siempre… …desconfíen de ti? Mis labios se
retuercen, pero no todo lo que… …digo es siniestro. De verdad, no sé qué intenta decirme. Intento decirte que… …he descubierto cosas en esta
casa que me preocupan mucho. Y que tú posiblemente estés
también en peligro. ¿De Richard? Sobre todo de Richard. Pero no estoy seguro, puede ser otro. Puede que haya olvidado algo que yo
recuerdo muy bien: ahora soy su mujer. Y están su hermana,
su cuñada y su madre. Y tal vez su hermano mayor. Se lo aseguro, doctor Caleb,
está usted muy enfermo. ¡Kane! ¿Qué te pasa, cariño?
– ¿Dónde estabas? Fuera, fumándome un cigarrillo. Vámonos de aquí, no quiero
que me vean llorando. Sal ya, sal ya de donde estás. Si no sales tú, tendré
que sacarte yo mismo. Vamos, no me importa lo que digan de ti. ¿Quién ha dicho cosas de mí? Nadie. ¡Todos! ¡No me importa! Pececito en la roca. ¡Él te pesca por la boca! Él te pesca por… …la boca. ¿Qué pasa? ¡No la toques! Perdóname, Kathleen. Billy trabajaba la piedra del mismo
modo que otros niños juegan… …a la pelota. Nunca había conocido a alguien
con tanto talento como él. ¿Y qué me dices de Kathleen? Él h¡zo esta muñeca de cera.
Algo que proteger… …para aliviar su culpa.

One thought on “Dementia 13 1963 in color HD

  1. Some scenes look like the actual colors, but most of it is over or under saturated. Hopefully will get better results with this AI in the future.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *